El LIF tendrá una nueva planta productora de medicamentos

[06-01-2015]
 

El Ministerio de Salud provincial, a través del Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF), suscribió con Nación Fideicomiso, entidad del Banco Nación, la solicitud de un crédito, para financiar la construcción de una planta productora de medicamentos en el predio que posee el laboratorio en Santo Tomé, cercano a la autopista Santa Fe - Rosario.

La obra cuenta con un presupuesto preventivo de 140 millones de pesos; de los cuales el 80 por ciento será financiado con el crédito obtenido y el 20 por ciento restante será aportado por el gobierno provincial.

“Nuestra provincia está claramente diferenciada a nivel nacional como la más activa y comprometida con la producción pública de medicamentos, con el objetivo de lograr el acceso universal y oportuno en todo el ámbito del Sistema Público de Salud” aseguraron los directores del LIF durante una reunión con el ministro de Salud, Mario Drisun.

En la oportunidad, las autoridades del laboratorio le presentaron al ministro el proyecto de la nueva planta. También participó de la reunión el síndico del LIF.

Durante el encuentro, Drisun destacó que este proyecto “posicionaría al LIF como líder y referente nacional en el área de producción pública de medicamentos, en sintonía con los objetivos del Plan Estratégico de la provincia de Santa Fe”.

Asimismo, los directores del LIF precisaron que “durante las gestiones realizadas, funcionarios del Ministerio de Salud nacional manifestaron que el proyecto es considerado de fundamental importancia, ya que con su producción se cubriría una amplia gama de medicamentos destinados a los Programas Nacionales”.

400 MILLONES DE COMPRIMIDOS ANUALES

En la actualidad el LIF posee una capacidad productiva del orden de los 100 millones de comprimidos anuales, cifra que se elevaría a 400 millones cuando las áreas proyectadas se encuentren en funcionamiento.

Asimismo, una nueva planta permitiría ampliar tanto la cantidad de especialidades como la cantidad de unidades a proveer. Ya en este momento el LIF se encuentra trabajando en el desarrollo de nuevas especialidades y en el mediano plazo este incremento de la capacidad productiva resultará indispensable.

EL PROYECTO

El proyecto prevé la construcción de dos áreas de producción de comprimidos e instalaciones de apoyo y servicios.

Una de las áreas estará destinada a la elaboración de comprimidos generales y la otra a la elaboración de comprimidos hormonales entre ellos anticonceptivos.

En términos generales se construirán aproximadamente 5.000 metros cuadrados de planta productiva.

Actualmente, el LIF es el principal actor en la producción pública de medicamentos de la provincia de Santa Fe, y uno de los pocos referentes nacionales. Su crecimiento sostenido le ha permitido sastisfacer la demanda, en la provincia, de medicamentos para la atención primaria de la salud y para el tratamiento de enfermedades crónicas (diabetes, hipertensión arterial); hecho que redundó en ahorros sustanciales y mayor eficacia en la gestión de provisión, todo lo cual ha beneficiado en forma significativa la accesibilidad de los medicamentos a todos los pacientes del sistema público de salud.

El incremento de la demanda que abastece el LIF exige ampliar su capacidad instalada. Para ello, no solo se requiere aumentar los niveles de producción de las especialidades que se producen actualmente, sino también producir nuevas especialidades, como el caso de los tuberculostáticos, cuya producción permitirá cubrir una brecha de mercado no satisfecha de estos medicamentos considerados estratégicos por el Ministerio de Salud de la Nación.

Estas especialidades son adquiridas, en su mayoría, en el mercado internacional; con lo cual, el LIF persigue el objetivo de sustituir importaciones, las que actualmente generan una balanza comercial deficitaria y también abrir la posibilidad de futuras exportaciones en el mercado regional.

Este proyecto se asienta sobre el concepto de medicamento como un bien social, cuyos caracteres son su accesibilidad, disponibilidad, seguridad, efecto terapéutico y calidad garantizados, y precios razonables relacionados con los costos de producción.

 
  •