El Gobernador Antonio Bonfatti aprobó el Convenio Marco para la producción de especialidades medicinales

[27-08-2012]

 

El Gobernador Antonio Bonfatti aprobó a través del Decreto Nº 2200 del 06 de agosto, el convenio celebrado en diciembre de 2011, entre la Provincia de Santa Fe y la Municipalidad de Rosario, representadas, por los titulares del Ministerio de Salud y la Secretaría de Salud Pública respectivamente.

En dicho convenio, ambas partes autorizan y dan mandato a sus laboratorios de producción pública de medicamentos: el LIF SE, de la Provincia de Santa FE y al LEM SE, de la Municipalidad de Rosario, para el desarrollo y ejecución del mismo.

El objetivo principal, es iniciar procesos de complementación de sus recursos materiales, humanos y organizacionales, con el fin de promover una mayor eficacia y eficiencia de sus respectivas actividades y de las que puedan emprender de manera conjunta en cumplimiento de las políticas generales y particulares que programen y ejecuten, evitando la superposición de acciones y procesos y tendiendo a una mayor optimización de los recursos disponibles.

Como antecedente inmediato y vigente, dado que cursa por la edición Nº 17, existe el “Convenio de Intercambio de Especialidades Medicinales”, celebrado entre el Ministerio de Salud de la Provincia de Santa Fe y la Secretaría de Salud de la Municipalidad de Rosario, en el mes de junio del año 2004, el cual es considerado un ejemplo a nivel nacional.                             

Para el caso de las especialidades que ambos laboratorios producen, se prevé que paulatinamente y a través de un pormenorizado estudio de las capacidades productivas, saber hacer y estructura de costos, se avanzará en el sentido de ir eliminando las duplicaciones productivas de especialidades medicinales. Proceso que será posible, considerando a ambos laboratorios, como proveedores integrales, de las dos jurisdicciones sanitarias.

En la Provincia de Santa Fe, la producción pública de medicamentos es entendida, entre otros motivos, para sustraer a un bien social como el medicamento, de la lógica de funcionamiento del libre mercado, que no puede garantizar accesibilidad, oportunidad, disponibilidad y precios relacionados con los costos de producción.

 
  •